La seguridad (I): Prevención ante el desastre

En el tema de hoy quisiera hablar de algo que todos tenemos presente, pero de la forma más remota posible: las copias de seguridad. Pocos consideramos realmente la posibilidad de un desastre que nos obligue a recuperar los datos.

Algunos sí tienen, desde el principio, un plan de copias de seguridad, bien a través de la opción correspondiente en nuestros programas, bien a través de un programa externo que se encargue de realizarlas; y con una cierta regularidad mantienen copias de seguridad.

Otros, por el contrario, realizan copias a consecuencia de algún incidente que les ha perdido todo o parte de los datos.

Desgraciadamente, una parte aún significativa, no realiza copias con la frecuencia necesaria como para tener la seguridad de minimizar la perdida de datos en caso de catástrofe. Lo que lleva a plantearnos lo siguiente: ¿cómo hago las copias de seguridad?, ¿en qué formato?, ¿con qué frecuencia?, …

Como he comentado con anterioridad, las copias pueden realizarse desde nuestros programas o desde otros programas específicos; en nuestros programas el procedimiento es simple, pide la localización donde guardar un fichero con los datos necesarios para, en caso de necesidad, reinstalar la aplicación y recuperar los datos. Si se confía a programas externos, habrá que tener en cuenta que ficheros seleccionar para guardar los datos. Lo más fácil es indicar la carpeta del programa y que copie todo lo que hay ahí, pero eso ocupa mucho tiempo y espacio, por lo que habrá que limitarlo a los ficheros mínimos; las bases de datos de las empresas que utilicemos y los formatos adaptados; el resto se recrea la recuperar la copia de seguridad.

Respecto a la frecuencia, la verdad es que depende la cantidad de información nueva que se genere; si bien en algunos casos con una copia semanal puede parecer suficiente, por que no haya habido apenas movimientos, en otros casos, habrá que hacer copia cada día o cada 2 días… En cualquier caso lo importante es que tengamos, al menos, dos juegos de copias de seguridad, para grabar alternativamente en uno u otro. De esta manera, si se graba una copia de seguridad con datos corruptos, al menos la inmediatamente anterior puede tener datos sin corromper.

En cuanto al formato, solo indicar que ha de ser uno fiable, de capacidad suficiente para guardar varios juegos de copias de seguridad, rápido, para no eternizar el proceso de copia de seguridad y lo suficientemente universal para no depender de un hardware que pueda quedar obsoleto y por consiguiente no poder disponer de nuevas unidades, ni de un software que no pueda ser compatible con los nuevos sistemas operativos.

Lógicamente la copia de seguridad no debiera de estar en el mismo sitio que los ordenadores; ya no es raro ver edificios que se queman y/o derrumban, perdiéndose todo en su interior, o sin posibilidad de acceder a las cajas fuertes ignífugas en mucho tiempo.. Las copias deben de estar fuera de las oficinas, para que rápidamente puedan se recuperadas en los equipos existentes o en otros nuevos y minimizar el tiempo de parada.

Desde Ofimática os insistimos mucho en la necesidad de hacer copias de seguridad y estamos a vuestra disposición para asesoraros en todo lo necesario para realizar esta parte, tan abandonada a veces, del trabajo.

Saludos

Ángel de la Torre

Un comentario para La seguridad (I): Prevención ante el desastre »»


Comentarios

  1. Comment de Pedro | 2007/02/15 at 19:05:05

    Las copias de seguridad pasan por la concienciación del que las tiene que hacer. Si tienes asegurada tu casa ¿por que no aseguras tus datos?

    Bye


Deja un comentario »»